Luxación rótula

¿Qué es la luxación de rótula?

La luxación de rótula (LR) es una situación frecuente en perros, principalmente en las razas pequeñas, como el York Shire, aunque también se da en razas medianas (Figura 1). La LR consiste en que la rótula (patela) se sale del surco por el que discurre en el fémur durante los movimientos de flexión – extensión de la extremidad.

Aunque se trata de un problema congénito (“de nacimiento”), no tiene porqué heredarse (“pasar a la descendencia”).

¿Qué síntomas veo?

Lo más frecuente es observar que el perro da “saltitos” durante la marcha.

Puede diagnosticarse a cualquier edad, aunque es más frecuente que el diagnóstico se produzca cuando el paciente es adulto, puesto que la sintomatología es más marcada.

El sobrepeso favorece la progresión de la enfermedad. Como consecuencia de las luxaciones a lo largo de la vida de la mascota puede aparecer osteoartritis secundaria.

¿Qué puedo hacer?

En función de la severidad de la luxación, se describen cuatro grados (Vídeo):

  • Grado I, la luxación se produce esporádicamente, no es posible provocarla manualmente.
  • Grado II, luxación más frecuente, a la manipulación se produce la luxación.
  • Grado III, luxación permanente, la rótula discurre fuera del surco.
  • Grado IV, luxación permanente con desplazamiento de la tibia y cambios degenerativos.

El tratamiento de elección es quirúrgico, no para evitar el “saltito”, sino para que no se produzcan cambios irreversibles en la articulación, como el daño del cartílago que es el causante del dolor y la posterior osteoartritis.

La rotura, total o parcial, del ligamento cruzado anterior es un problema frecuente en los perros con LR no tratada.

¿En qué consiste el tratamiento quirúrgico?

La finalidad del tratamiento quirúrgico es la alineación del ligamento rotuliano desde su origen hasta su inserción, mediante distintas técnicas, dependiendo de la causa principal de la luxación (Figura 2).

¿Tengo que hacer algo en especial durante el postoperatorio?

Se debe mantener reposo durante 6 semanas, pueden realizar su vida normal, pero evitando soltarles y que den saltos. No se aplica ningún vendaje.

Una semana después de la cirugía ya apoyan la patita con bastante normalidad.

 

 

¿Puede volver a luxarse a pesar de la cirugía?

En ocasiones, y en determinadas, razas la luxación está provocada por mala curvatura de fémur o de la tibia o de ambos. En estos casos se requieren cirugías más complicadas, como las osteotomías correctoras.

¿Puedo prevenirlo de alguna forma?

Como se indicaba al principio, se trata de una alteración congénita, por lo que no se puede prevenir.

 

En CV SURBATAN disponemos de Servicio de Traumatología con un largo recorrido y experiencia. No dudes en consultarnos.

Ir arriba